Vera

Lilypie First Birthday tickers

viernes, 23 de noviembre de 2012

La leona salió


Hoy vengo caliente. Estoy hasta las mismísimas bolas del poco respeto que hay para con los niños. Sí, sí, sí, eran otras épocas, otras costumbres. Que no, que no cuela.

Primero los toqueteos. Que no toques a mi hija...¡Coño! Y me sale la verdulera porque no la puedo retener. Pero señora ¿voy yo tocándole la cara a usted después de tirar la basura, recoger el correo o quitarme un moco? Pues no entiendo por qué hay que tocarle la cara, la cabeza o las manos a los niños ajenos. Jolín con la invasión del espacio personal, leche.

Segundo. Mi hija lleva chupete: cuando, donde, como y el tiempo que quiera. Porque ya corremos bastante para hacerles crecer y si tiene ese vicio o esa necesidad...déjela. ¿No se muerde la gente las uñas, fuma, bebe, corre, hace taichí o Zumba de manera obsesiva? Pues si mi hija al salir del cole se quiere poner el tete, que se lo ponga. No venga usted a tocárselo, cerrrrrrdaaaa.

Tercero. Llora, sí llora y mucho, muchísimo y si la que padece las rabietas y demás es su madre no sé a qué coño tiene que venir usted a llamarla llorona sin haberle visto la cara en su vida. Señora vecina, su marido es un verdulero y usted también y yo no le voy diciendo en el ascensor: Qué, hoy hemos tenido bronca ¿eh?

Cuarto. Si llora porque se cae, está triste o porque le sale de los pies llorar, que llore. Qué manía de intentar callarla por todos los medios: Qué fea te pones, no se llora que eso es de bebés, las niñas buenas no lloran, tampoco ha sido para tanto...¿Acaso tiene usted un sexto sentido que la permite sentir lo que siente mi hija para medir si tiene o no derecho a llorar? Si se ha caído que llore hasta que ella decida que no necesita llorar más. Joder con los convencionalismos sociales. Yo la abrazo y hasta que se sienta bien la consuelo, la acompaño y no juzgo el sentimiento de mi hija. ¿Acaso cuando alguien se queja de un dolor le decimos: ¡Anda, ya será para menos!? Entonces no entiendo en ese empeño en que los niños no lloren por dolor o tristeza.

Quinto, si usted se mete en lo que no le llaman y alguien de dos años y medio le pone en su sitio...querida, la culpa es suya. Mi hija no es una maleducada por pedirle que no le toque o no saludarla después de las borderías que suele soltarla. Con esas manos que huelen a ajo y lejía que tira pa'trás, entiendo que mi hija le imponga los límites que su buena educación le han omitido.

Y es que me sale la leona que llevo dentro cuando humillan o tocan a mi hija. Yo no voy tocando a la gente que no conozco y si es conocida pero tampoco es de confianza no cojo y les quito un pañuelo, un sombrero, un gorro o un pendiente. Me quema que se tenga tan poco en cuenta a los niños y su dignidad como minipersonas. 


Todo esto viene de que una vecina que no habíamos visto en la vida se sube en el ascensor (invadiendo espacio...) le toca la cara a Nora como si estuviese palpando un melón, le pregunta que porqué llora tanto y luego le quita el tete y le dice que es demasiado mayor para llevarlo y se lo lleva. Nora me mira y se pone a llorar súper angustiada. Y va la gilipollas y me dice: Es que es muy extrañona, ¿no? Y yo: Pues no, es que no le gusta que la toquen los desconocidos y menos que manoseen su chupete, que lo piensa llevar hasta los 17 años. Jaja. 

Todo con una sonrisa y un tono educadísimo, en clave de coña pero sin serlo. Y la próxima vez no pienso ser tan maja. ¡Ah! Y cuando nazca Vera me parece que van a saber todos lo borde que es la nueva vecina, porque no la va a tocar ni el tato. He dicho. Y si no, llamo a mi abuela Jose, que la primera vez que llevé a Nora a conocerla, cuando se acercaba alguna abuela a tocarla le decía: Que corra el aire que me la contaminas, que a los niños no se les toca, concho...

De casta le viene al galgo. Que tengáis un finde maravilloso. Besitos 

21 comentarios:

  1. Qué buena tu abuela Jose!
    Hay gente muy cansina...y reconozco que a mí me tienen que tocar mucho la cresta para que me salga la mala leche, con lo bien que vendría a veces!!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi abuela Josefina es la caña de España, jajaja. Más maja....Pues yo es que hay cosas...que no.

      Eliminar
  2. Tela con la señora. Yo tampoco entiendo porque los agobian tanto. No hay que tocar a los niños! (El problema lo tengo yo con la mía que és una pesada y va dando besos a todos los niños que pilla...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, la tuya? Tu abuela o tu hija. Mi hija es una besucona, pero eso es otra historia, jajaja. Cuando un niño no la quiere dar un beso o dejarse dar besos yo la freno, le enseño a respetar los deseos de los demás, joder, porqué no entienden los demás que a los niños no les mola!

      Eliminar
    2. La hija! jaja! Yo también le digo siempre "no se dan besos si el otro no quiere" pero como oír llover, de momento, es superior a ella...niño pequeño que encuentra, se acerca sigilosamente y en momento menos pensado, zaca! un pa! (como dice ella) :P

      El otro día hablaba de eso en mi blog. Que manía con pedir también "dale un beso a no se quien"...yo de pequeña sufría un montón con eso de tener que dar besos a todo quisqui...PESAOS!

      Eliminar
  3. Bueno, a mí personalmente no me molesta tanto que alguien les toque las manitas, pero todo lo demás... sí, me pone de una mala leche. Lo del chupete ya parece obsesión para el mundo entero, y yo sigo insistiendo en lo mismo que tú, que cada cual tiene sus vicios, y lo mismo que tú te tranquilizas viendo tele o conociendo tu yo interno, mi hija lo hace con el chupete.
    Lo de los llantos igual, pero si soy yo quien los aguanta qué le importa al resto, mania tiene todo el mundo con mirarte o mirarles como si fueran bichos raros.
    Diego es llorón, pero llorón con avaricia, llora hasta por respirar, yo lo único que le pido es que para hablar deje de llorar porque no le entiendo, que se tranquilice y me diga qué le pasa, pero si quiere llorar, que llore hasta el cansancio si le hace falta....

    Pues sí, queridas vecinas... a veces sois pesadas, cansinas y mal educadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo de las manos es porque yo tuve una sepsis meningocócica cuando tenía cuatro meses por el beso de una abuela espontánea. Las manos es lo que se llevan los niños a la boca siempre y las de los adultos están llenas de mierda. Las de los padres tienen los bichos a los que ellos están acostumbrados, pero las del resto del mundo.

      Yo opino que si tiene que llevar aparato lo va a llevar use tete o no. Su padre y yo hemos llevado los dos y posiblemente ella tenga que llevar. Ya ha tenido bastantes cambios como para quitarle lo único que la relaja. Yo no le digo a la gente que se muerde las uñas que sus dedos parecen penes, pero es así y si tienen ese vicio que se lo quiten si quieren, yo no tengo por qué decir nada. Un besete!

      Eliminar
    2. Pora cierto, que no sabía que estabas embarazada y no te he dicho nada!!... Felicidades, enhorabuena, me alegro un montón!!!. Vera es un nombre precioso!!

      Lo de las manos no lo sabía, pero yo estoy de acuerdo contigo, lo lógico es que pregunten antes de actuar...
      Lo del aparato, pues yo no sé como tiene los dientes Nora, pero a Sofía hoy por hoy no me han dicho nada sobre llevar aparato, y si lo tiene que llevar qué le vamos a hacer, no la vas a recordar con 17 que eso es porque con 4 no quería soltar el chupete, no???

      Eliminar
  4. Sip, totalmente.

    Yo vivo en un barrio muy tradicional y antiguo de Lisboa, al que llamo "grannyland" porque nunca había visto tantas abuelas juntas, y es casi fijo que cada vez que atravieso la puerta de casa me pasa algo parecido a lo que cuentas..

    Hoy casualmente me quejaba de que ya comenzaron a decirme por la calle "ay que poca ropa lleva con tanto frío" "está muy frío aquí afuera para la niña" joooder sra si por usted fuera la metería en la cama hasta los 15 no?

    Y tienes razón, ellas mismas las ponen en su sitio, pero Mími a veces se estresa, sobretodo cuando invaden su espacio personal y yo me cabreo :S

    En fin.. juntémonos por un mundo sin doñas latosas...

    ResponderEliminar
  5. Viva la leona!
    Seguro que te has quedado superagusto después de escribir todo eso! y es que como nos pueden llegar a alterar las pequeñas cosas de todos los días, yo hay veces que mordería!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo,que pesada yo con bebebatallas recien nacido me ponía malita tanto tocamiento. y claro la borde eres tu, no ellos.

    ResponderEliminar
  7. jajaj, eres la caña!! Y veo que te viene por parte de abuela!!
    A la gente le gusta mucho meterse donde nadie les llama y cuando ven un niño piensan que es un juguete que hay que coger, tocar, mover y manosear.
    En fin, que tienes toda la razón y corta te has quedado, hija!
    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Es que tienes toda la razón, todo el mundo los manosea como si fueran cosas y no fuesen dueños ni de su cuerpo, sólo por ser pequeños.

    ResponderEliminar
  9. Relax, no merece la pena encenderse tanto por gente ajena porque luego quizás Nora lo puede notar en tu comportamiento. Eso si, tienes razón. Yo cuando era chiquitica si que me gustaba saludar y dar besos a todo el mundo pero eso de que me tocasen ellos a mi, y sobre todo lo cara, me sacaba de mis casillas, y se lo hacia notar. Así que te comprendo a ti, y a Nora. Y sobre lo del chupete.. ¿porque no dejara la gente que cada niño tenga su momento? (como si lo quiere llevar hasta los 5 años, oye, es su vida, no la de otros). Mi sobrino tiene 1 año y no lleva tete ya, pero va en cada persona.

    Esas personas que se meten en la vida del resto sin saber el porque es asi o no, a mi, también me tocan los ovarios.
    un besito!

    ResponderEliminar
  10. He flipado con lo del chupete... La gente es muy atrevida, por no soltar un taco... En fin!

    ResponderEliminar
  11. Yo estoy comprobando que el manoseo viene antes, cuando una está embarazada. Yo, que soy de poco contacto físico que no es de mi entorno MUY cercano, me he acostumbrado a que cualquiera me sobe la barriga sin pedir permiso. Me hace gracia y me gusta que la mimen.

    Lo que ya no llevo también es eso de '¿no tendrás la tripa muy baja?', 'vaya tripa que tienes ya, ¿no? ¿es normal?'. Así que supongo que lo que te pasa, es la prolongación de todo esto.

    Paciencia y ohms :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Muy bien! Le estás dando un ejemplo fantástico a Nora; ya está aprendiendo desde peque a no dejarse "comer" por los demás y a valorar su propio espacio e individualidad.

    Madi, adóptame, CONCHO !!!

    ResponderEliminar
  13. Los vecinos, ese universo paralelo. ¡Cuanta paciencia hay que tener con ellos!

    ResponderEliminar
  14. oyoyoyo de microbebé fular bien atado y que no quede hueco para que me lo soben!! jajaja

    Mae mía... lo que me espera, que vivo en un edificio inmenso y en la isla la gente es de meterse en todo >_<

    Olé tú!! Y que le den a la señora, coñe!

    ResponderEliminar